Lo que se va y lo que se viene

Termina un año y llega uno nuevo, la gente corre de aquí para allá preocupada por todo.

Por mi parte observo y analizo, qué me dejó este año? Uf, tantas cosas, tanto aprendizaje por aplicar en el nuevo que llega y sin temor a equivocarme puedo asegurar que el siguiente me enseñará mucho más de lo que puedo esperar.

Este año aprendí que la vida es demasiado sabia y perfecta, que nos da exactamente lo que necesitamos (aunque ello sea tragarnos el orgullo o bajar la cabeza, e incluso a veces decir me equivoqué o lo siento), y eso definitivamente no nos hace más débiles sino absolutamente más humanos.

También aprendí que no importa lo mucho que lo intentes porque lo importante es no darse por vencido; y que cuando tenés la seguridad fehaciente de que lo que hacés salió de vos de la mejor manera, habiendo dado todo lo mejor de vos; entonces no puede estar mal ni equivocado.

Aprendí que a veces la gente tratará de cambiarte o de decirte lo que ‘debes hacer para estar mejor’ y no digo que esté mal o que sea malo, lo que si creo es que esas veces quizá lo que más hayamos necesitado no era un juez o un abogado, o mucho menos un psicólogo, sino un amigo… ese que sabe a ciencia cierta que tal vez su abrazo es más importante que su opinión y por eso obra en base a ello. Aprendí que cuando alguien te aprecia -de verdad- lo hará con tus luces y tus sombras, con tus dioses o tus demonios.

También aprendí a que los atajos no son buenos consejeros, pues nos privan de vivir con plenitud el camino de la búsqueda, que es el que realmente nos dejará un aprendizaje. No existen soluciones mágicas que curen nuestras almas ni que aclaren nuestros ojos, esos milagros ocurren cuando tenemos conciencia y humildad suficiente como para aceptar que todo depende realmente de cuanto y cuan fuerte uno desee ser mejor (por el mero hecho de serlo) y no porque digan que es lo que hay que ser.

Así despido a un año que no ha sido bueno para mí ni para mucha gente, pero recibo a uno nuevo con el corazón abierto y las fuerzas renovadas; porque se que sólo y únicamente el trabajo duro y la excelencia nos llevará a donde queremos estar; para el “así así nomas, rápido rápido kapé” ya está el resto.

Salud 2017!

Bienvenido 2018, haremos grandes cosas juntos!

Leave a Comment